Defender las comarcas mineras no es defender el carbón

Vivimos días de movilizaciones por parte de los mineros, de huelgas y marchas solidarias que buscan una salida digna al conflicto del carbón. En la que se produjo ayer en Zaragoza participó también la Izquierda Independentista que quiso mostrar su apoyo a los mineros y sus familias así como a la lucha que representan. Parece que esto fue suficiente para que en este mismo medio el señor Nacho Escartín escribiera un artículo insinuando una aparente incoherencia en nuestro discurso o una oportuna búsqueda del voto.

Las que somos de las comarcas mineras y vivimos la problemática social bajoaragonesa estamos ya hartas de esa crítica abstraída de la realidad. Está bien teorizar sobre abstracto, plantear un idílico escenario donde la quema de carbón desaparezca y las comarcas puedan llevar a cabo la reconversión industrial. El problema es que la situación no es esa, la cruda realidad es que la clase trabajadora aragonesa en las comarcas mineras está condenada a la miseria y la emigración si el carbón se acaba, pues la reindustrialización no se ha llevado a cabo y el recorte del Plan Miner por parte del Partido Popular amenaza con cerrar la mina en cuestión de meses. Ante este escenario ¿Qué iba a hacer la Izquierda Independentista, apoyar las medidas del PP? Ignoro si algún ecologista lo hace pero lo coherente desde una perspectiva revolucionaria es defender ante todo los intereses de la clase obrera y en ello estamos, sin buscar el voto, sino con la postura de que el futuro de las comarcas mineras a día de hoy, nos guste o no, depende aún del carbón.

Si el señor Escartín hubiera leído el texto que publicó Puyalón de Cuchas al respecto sabría que el Independentismo Revolucionario no considera el carbón como una estrategia de futuro, que a medio plazo éste debe de desaparecer pero no ha de hacerlo hasta tener la seguridad de la pervivencia económica de las comarcas mineras. ¿Cuándo? El capitalismo y la oligarquía española no parece tener mucho interés en reindustrializar la zona, más bien su interés es abandonarla a su suerte y condenar al Bajo Aragón a la despoblación y a su muerte económica. Del mismo modo cuando Purna hablaba en términos de «Esfender a mineria ye esfender Aragón y a suya clase treballadera» lo hacía porque en este mismo momento lo importante es situarse de parte de los y las trabajadoras así como de toda la zona en la defensa de sus empleos y economía. Mal que nos pese no existe alternativa a corto plazo y en ese sentido la postura de la Izquierda Independentista es coherente con la de cualquier movimiento revolucionario: defender a la clase trabajadora contra los intentos del capital por llevarle a la más absoluta pobreza.

Como ve, señor Escartín, las bajoaragonesas no tenemos elección: o defendemos el carbón o nos vamos al paro, emigramos y nuestros pueblos y comarcas desaparecen. La quema de carbón y su extracción han de acabar sí, pero no es sensato ni coherente dejar abandonadas a comarcas y familias que durante generaciones hemos vivido de esto. Por ello no haga demagogia e intente manipular las palabras de la Izquierda Independentista cuando ésta ha manifestado claramente que está por la desaparición del carbón pero no a costa de las consecuencias que esto tiene bajo el actual régimen capitalista y las condiciones reales de las comarcas mineras. No se puede mirar para otro lado. Es un acto de hipocresía, cuando no una traición pura y dura a los intereses de la clase trabajadora aragonesa. Para el país tienen un interés de igual nivel tanto la superación de la tecnología del carbón -para preservar el patrimonio natural de toda la humanidad-, como el relanzamiento económico de las cuencas mineras -¡Para evitar que Aragón quede aún más descoyuntado!-. ¿Pero cómo conjugar dos principios aparentemente contradictorios? Desde luego no desahuciando a los mineros y sus familias y dejándolos en la estacada.

El mismo Plan Miner que algunos critican por ayudar a la minería es el que contiene todas las subvenciones destinadas a la reindustrialización de la región minera. Con este plan que ahora el Partido Popular se carga no se va únicamente la mina sino también multitud de becas de estudio, ayudas a pequeñas y medianas empresas, a infraestructuras de los pueblos, ayudas para el desarrollo o en general la mayor parte de la inversión externa que entra en las comarcas mineras y gracias a las cuales muchas hemos podido ir a estudiar a la capital.

Para encontrar una solución es necesario que las luchas de los mineros triunfen, que éstos tengan un mayor poder político y que en el futuro sean, junto al resto de la clase trabajadora aragonesa, los dueños de la economía. Sólo así se puede dar una salida socialmente aceptable al fin de la industria carbonífera pero éste camino no pasa por el cierre inmediato de la minería ni de las centrales térmicas sino por el apoyo a las reivindicaciones de las comarcas y de los mineros.

Guillén González (militante de la Izquierda Independentista) | Para AraInfo

Socalce antirrepresivo en Zaragoza

Iste sabado 2 de chunio, dende as 12 horas en A Flama (Zaragoza), i habra socalce en refirme a os y as companyeras que sufrioron a enrestida represiva durante a pasada Vada Cheneral d’o 29-M.

A represion no s’atura, nusatras tampoco no!
Solidaridat>Solidaritat>Solidaridad

BLOQUE INDEPENDENTISTA DE CUCHAS

Coordinadora de Organizaciones de la Izquierda Independentista
(Puyalon de Cuchas, A Enrestida, A Clau Roya, Purna – A Chobenalla Revolucionaria Independentista – Universidat)

En defensa de las comarcas mineras, el tejido industrial y su futuro

Esta pasada semana vivíamos las primeras movilizaciones de la huelga general convocada para este mes en el sector minero. La minería ha parado masivamente secundando la convocatoria con una reivindicación clara: las minas no deben cerrarse, no se debe dejar morir la industria del carbón en Aragón. Desde que el 27 de septiembre de 2010 aprobaran en Bruselas el “Decreto del Carbón” por el que se permitía seguir quemando carbón autóctono hasta 2014, poco movimiento institucional se ha visto con respecto a esta cuestión. En aquella ocasión la situación era insostenible, la central térmica de Andorra acumulaba toneladas de un carbón que no se le permitía quemar, las minas bajoaragonesas tuvieron que parar y con ellas el transporte. Las cifras del paro se dispararon, los comercios se resintieron y toda la economía en la región notó los efectos. Entonces se consiguió una burbuja de oxigeno que por cuatro años permitiera seguir manteniendo la actividad económica en el sur del país.

Pero con la ola de recortes y austeridad propiciada por el gobierno neoliberal del Partido Popular el sostén económico que permitía mantener abiertas las minas ha quedado en suspenso y no parece probable que la decisión de aniquilar las ayudas del Plan Miner vaya a echarse para atrás. Envalentonado por su mayoría absoluta en el Estado español, al PP no le ha temblado la mano a la hora de condenar a la despoblación y la miseria a los territorios tradicionalmente mineros; Asturias, León o el Bajo Aragón se han movilizado a instancias de los sindicatos pactistas, CCOO y UGT, para defender la única forma de subsistencia económica que tienen estas regiones.

Con un seguimiento del 100% la clase trabajadora aragonesa en la minería ha demostrado que el Plan Miner no es un lujo ni una inversión a fondo perdido, es una necesidad vital para la existencia de los pueblos y comarcas bajoaragonesas. La vertebración territorial de nuestro país depende en buena medida de ese plan que tenía como objetivo no mantener indefinidamente la explotación minera sino reindustrializar toda la zona para no abandonar a su suerte a la economía local. En este sentido Puyalon de Cuchas se posiciona completamente a favor de las reivindicaciones de los mineros y de la población bajoaragonesa que ha demostrado su firme rechazo al fin de las ayudas. Con este plan de subvenciones a la minería no se va únicamente el apoyo económico a la minería sino también cualquier esperanza de construcción de un tejido industrial estable en la comarca. También cantidad de subvenciones en forma de becas o ayudas para el desarrollo rural que saliendo de los fondos Miner tenían como objetivo mantener vivos a los pueblos que tradicionalmente han vivido de la mina.

En Puyalon de Cuchas entendemos que tanto la explotación minera como la generación de energía a través de centrales térmicas supone un modelo que a medio plazo ha de abandonarse por ser ecológicamente insostenible. La construcción de un Aragón respetuoso con el medio ambiente requiere que este tipo de industrias desaparezcan, ahora bien, este hecho no puede servir como excusa al poder colonialista español para abandonar a su suerte a la clase trabajadora aragonesa. La transición hacia un modelo industrial sostenible no pasa por el cierre a corto plazo de las minas y de las centrales térmicas, un cierre que, por otra parte, se basa en intereses puramente económicos y no medioambientales. Es necesaria una inversión real y eficaz en las regiones mineras así como una gestión pública adecuada de los fondos que asegure la no dilapidación de los mismos por parte de la oligarquía y el mal hacer de los gobernantes locales. Entendemos que dentro del sistema capitalista la reindustrialización aparece como un proyecto en extremo complicado pero no por eso debemos dejar que las ayudas dejen de recibirse pues son la única garantía para la supervivencia de la región.

El mantenimiento del Plan Miner y de la industria bajoaragonesa es una condición necesaria para la vertebración del territorio nacional que en el sur por causas históricas se encuentra en medio de un inmenso erial económico. Perder el foco industrial bajoaragonés significa condenar a decenas de miles de trabajadores y trabajadoras aragonesas a la emigración; y al territorio al más absoluto despoblamiento haciendo de las regiones entre la capital y Teruel un desierto industrial económicamente insostenible para nuestro país. En este sentido Puyalon de Cuchas apuesta por el mantenimiento de este débil foco industrial como garantía para los planes de vertebración rural del territorio; el eje económico Andorra-Alcañiz-Caspe ha de mantenerse.

Entendemos que los episodios que hoy se viven con respecto a la minería responden a una fase avanzada de descolonización en la que el Estado Español ha dejado de necesitar los recursos de sus colonias interiores a causa del modelo globalizado en el que puede obtener estos mismos recurso en países lejanos a costa de una mayor explotación de su clase trabajadora local. Desde Puyalon de Cuchas queremos denunciar y reclamar cómo una vez tras otra al pueblo aragonés se nos expolia nuestros recursos sin soberanía posible para decidir cómo gestionarlos, una soberanía que hasta el propio Estado español parece haber perdido en beneficio de la Europa del Capital.

Está previsto un descenso del 64% en las ayudas del Plan Miner para el próximo año, esto supone la pérdida de casi la mayor parte de la inversión externa en las comarcas mineras. De llevarse a cabo los efectos tardarán poco en notarse, desaparecerán las becas de estudios, se cerrarán escuelas rurales, pequeñas empresas y negocios echarán el cierre, el paro subirá y comenzará el proceso migratorio. Y esto contando que con suerte las ayudas restantes sirvan para que las minas continúen abiertas algo que con toda seguridad no ocurrirá. Si las minas cierran se abre la puerta para la despoblación y el retroceso económico del Bajo Aragón, máxime cuando el futuro de la central térmica pende también de un hilo.

En este sentido desde Puyalon de Cuchas, la organización política de la izquierda independentista, mostramos todo nuestro apoyo a las reivindicaciones mineras y llamamos a la ciudadanía aragonesa a secundar todas sus movilizaciones.

Puyalon de Cuchas participará en la marcha minera que el día 30 hará el recorrido entre el Pabellón Príncipe Felipe y el edificio Pignatelli en Zaragoza.

Del mismo modo llamamos a participar en la convocatoria que se ha programado para el día 31 en Madrid. Creemos que la clase trabajadora aragonesa en la minería ha sabido organizarse y luchar por su futuro independientemente de encontrarse bajos las siglas del sindicalismo del poder. Por ello llamamos a todo el pueblo aragonés a solidarizarse con las luchas del sector minero y a no dejar morir la llama de lucha de la clase trabajadora contra las ofensivas que nos viene imponiendo el poder capitalista.

Desde Puyalón de Cuchas exigimos a la presidenta Rudi y a su gobierno PP-PAR que paralice lo recortes del Plan Miner, puesto que las consecuencias de sus políticas neoliberales conducirán a las comarcas rurales aragonesas a la extinción demográfica.

O Bloque independentista de Cuchas en o cabo d’anyo d’a Tor deu Borrèu

O zaguer sábado 26 de mayo, una delegación d’o Bloque Independentista de Cuchas estió en Pau, en os actos d’o 20 cabo d’anyo de la Tor deu Borrèu, centro social y siede de Libertat (a organización d’a cucha revolucionaria d’Occitania).

Mientres tot o diya estioron muitas as actividatz paradas por os militants de Libertat; una muestra de chuegos tradicionals, charradas sobre experiencias de luita, bailes populars…

En rematar a tardi se cilebró un concierto con collas mosicals d’Euskal Herria, Països Catalans, Occitània y Aragón, que estió ripresentau por Mallacán.

A chornada sirvió tamién ta contimparar experiencias y sensacions con as chents d’Occitania y d’atros países que tamién i acudieron a la chornada de cilebración de La Tor deu Bòrreu.

Cal destacar os vinclos que achirmanan Occitània y Aragón, vinclos históricos que hue por hue, se amuestra en a fraternidat dentre Libertat y o Bloque Independentista de Cuchas.

Concentraciones sindicales en las sedes del PP y la CEZ

Desde los sindicatos CATA, CGT, CNT, Intersidical de Aragón y SOA, nos llegan dos convocatorias de concentración. La primera de ellas será este lunes, 28 de mayo, a las 20.00 horas, en la sede del Partido Popular de Zaragoza, en la Gran Vía 9. La segunda, el jueves 31 de mayo a las 20.00 horas, en la puerta de la Confederación de Empresarios de Zaragoza (CEZ), en la plaza de Roma, bloque F1.

La intención de los sindicatos es concentrarse para exigir “la derogación de la Reforma Laboral y contra la represión al movimiento sindical y el sobreseimiento de todos los cargos a los encausados por la Huelga del 29M”.


Manifiesto de CATA, CGT, CNT, Intersidical de Aragón y SOA | Las organizaciones sindicales de Aragón CATA, CGT, CNT, Intersindical de Aragón y SOA-STA, quieren denunciar el creciente y preocupante protagonismo que están tomando las políticas de represión e intimidación de los poderes públicos para limitar las libertades y negar los derechos de la población, asimismo denunciamos también la reforma laboral aprobada por el Gobierno del Partido Popular.

La patronal, tras años de compadreo y pacto social con los sindicatos pactistas, está alcanzando finalmente sus mayores objetivos: el despido libre y el control absoluto de las condiciones de trabajo y de los salarios, intentando retrotraernos al siglo XIX. La clase obrera se organizó y luchó, pagando un alto coste de cientos de hombres y mujeres que sacrificaron sus vidas y su libertad para conseguir mejoras, que reforma tras reforma nos van robando.

A los múltiples cambios y la mutilación salvaje de los derechos laborales de los y las trabajadores/as se suman las continuas políticas de recortes de los servicios esenciales como sanidad y educación, las diversas privatizaciones de los servicios públicos y la entrega absoluta al capital y la Banca de los recursos económicos, provocando entre las clases más desfavorecidas diferentes formas de exclusión social que tienen su máxima expresión en el desempleo y en los desalojos de las viviendas, finalizando en su grado máximo en la represión policial y judicial, contando para ello con la manipulación masiva de los medios informativos.

Ante este estado de cosas, los trabajadores salimos a la calle este 28 de mayo para iniciar una campaña de movilizaciones que nos lleve a la retirada inmediata de la reforma laboral y a la recuperación de los derechos abolidos por la misma.

Las medidas contenidas en el real decreto cercenan las condiciones de todos los y las trabajadores/as, tanto de empresas públicas como privadas y diseñan un futuro para los más jóvenes que solo ofrece paro, precariedad y absoluta sumisión y dependencia ante el patrón, convirtiéndolo en amo y señor de las condiciones laborales, de los salarios y de la estabilidad en el empleo.

La sociedad camina a pasos agigantados y se consolida con esta reforma en un modelo de relaciones laborales totalmente desregularizado, donde nadie controla los desmanes de la patronal y donde la inestabilidad en los puestos de trabajo conduce de forma irrevocable a la exclusión, a la marginalidad social y a la pobreza. El modelo social capitalista y de consumo, impuesto por los poderes económicos y por una clase política salpicada hasta el tuétano por la corrupción, está convirtiendo a los y las trabajadores/as en poco menos que esclavos.

Bajo el argumento de “la necesidad de neutralizar a los grupos violentos y antisistema” el Gobierno Central, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza pretender vincular la respuesta sindical y ciudadana en las políticas de recortes sociales y laborales a los desordenes y la violencia urbana, ignorando el carácter social y pacifico de aquella.

Desde hace un tiempo advertimos el giro autoritario del Partido Popular con anuncios de modificación del Código Penal para hacer frente a lo que dicen es un ejercicio excesivo de algunos derechos y libertades, se quiere llegar incluso a prohibir el uso de prendas que favorezcan la según ellos comisión de delitos. Quieren adoctrinar al pueblo incluso en la forma de vestir.

En nuestro país tenemos que denunciar ya acciones absolutamente desproporcionadas como la sanción de una multa a los miembros de un piquete informativo en el edificio Trovador alegando ser una concentración no autorizada y en que se obstaculizaba a los trabajadores que deseaban entrar a trabajar, en dicho expediente no se adjunta el nombre de ningún trabajador que haya denunciado que no se le dejo entrar a trabajar y respecto a la apreciación de concentración no autorizada consideramos que la convocatoria de huelga general es una autorización más que suficiente para realizar un piquete informativo.

Por parte de la unidad operativa de la policía municipal de Zaragoza (UAPO) se ha realizado una labor de control social de todo movimiento alternativo en Zaragoza reprimiendo cualquier intento de difusión de la huelga general y reprime duramente cualquier intento de promoción en este caso la realización de pintadas alusivas a la Huelga general ha sido objeto de cuatro juicios de faltas. Siendo que alguno de los denunciados no poseía ni material de pintura ni tenía ningún objeto para pintar.

Somos plenamente conscientes de que en el escenario de crisis que se encuentra Aragón y con un aumento de la conflictividad social se intenta descabezar a las organizaciones más militantes a través del ahogo económico por medio de multas, ello sin embargo lo único que provoca es una pérdida de calidad democrática desde que el gobierno del PP ha llegado al Gobierno del Estado. Si no funciona las medidas represivas económicas se pasa al siguiente estadio que es la represión por medio de condenas penales. Desde la plataforma de sindicatos consideramos que la represión tiene un claro tinte político y por lo tanto las multas y las penas son de índole políticas.

Ante estas políticas de represión y de intimidación de los poderes públicos, los sindicatos CATA, CGT, CNT, Intersindical de Aragón y SOA-STA hacen un llamamiento a las autoridades políticas para que cesen en su actuación represiva contra el movimiento sindical y asuman las consecuencias de unas movilizaciones que están teniendo un seguimiento masivo, y reclaman que se retiren las propuestas de sanción a las personas con expedientes abiertos.

No se puede hacer un abuso, por parte de algún juez, de la utilización de la prisión preventiva para personas con arraigo social y sindical que no generan ninguna alarma social como en el caso de nuestra compañera Laura afiliada del sindicato CGT en Barcelona.

Los sindicatos alternativos de Aragón consideran inaceptable que se trate a personas que ejercen su derecho a reivindicar cambios de las políticas sociales y económicas como si fueran delincuentes y alertan de que no permitirán que el conflicto social abierto por las injustas e ineficaces políticas de ajuste y eliminación de derechos derive en un conflicto de orden público.