A lei de luengas: o tiro de gracia ta las luengas d’Aragón

O gobierno aragonés d’o PP-PAR ha feito publico o que ya se sabeba dende feba días. Como no podeba estar d’altra traza, o gobierno que tracta Aragón como si d’un chiquet apéndiz d’a Espanya eterna se tractase, ha asumiu os posicionamientos d’a ultradreita cavernicola lingüistica y, en a mesma mida que os blavers valencianos, han resuelto negar a mayor. Ni l’aragonés ni o catalán existen como tals. En Aragón tenemos o record de luengas charradas per metro cuadrau, ya no somos trilingües, somos multilingües, encara que no sabemos con seguridat quantas luengas se i charran. Os que nos sacarán d’a dubda serán… Os concellos. Somos asperando tamién que en os lugars que se charra castellano, os suyos concellos decidan qué luenga ye. Perque si somos en a faina d’esfender as variedatz y dialectos, prou que o castellano d’Aragón en ye una.

O más gracioso de tot, si ye que isto puede considerar-se-ne, ye que qui fació a presentación per parte d’o gobierno autonomico estió Dolores Serrat (catalana y catalanofona de Ripoll) y Javier Callizo (naxiu d’Echo, un d’os poquetz lugars an que encara se conserva ista chicota luenga clamada aragonés). Javier Callizo, sí, o mesmo que ta par de 2001 guardaba en os calaixos un devant-prochecto de lei que reconoixeba a oficialidat d’as tres luengas d’Aragón: aragonés, catalán y castellano. Claro, de quan gobernaba con o PSOE.

Pero o problema no son os cambeos que proposa iste gobierno de dreita radical. O problema d’as luengas d’Aragón viene de muito antes, isto no ye so que o tiro de gracia que les quieren foter ta que desparixcan. Perque no cal enganyar-se, ta os gobernants d’Aragón, os que i son y os que i son estaus, sería muito millor si aragonés y catalán no existisen.

Dende que en 1982 s’aprebó o primer Estatuto de Autonomía de Aragón, no s’ha feito cosa per reconoixer o que ye normal en qualsiquier altro cabo de l’Estau espanyol y o que diz l’articlo numero 2 d’os Dreitos Humanos, que garra ser humano puede estar discriminau per razón d’a suya luenga. Ni aragonés ni catalán son luengas oficials en o nuestro país, u sía, o minimo que puede asperar una luenga ta poder disenyar o futuro con dignidat y mirar de salvar-se.

O que no pasaba en Galiza, Catalunya, Euskadi, Nafarroa, Ses Illes Balears, País Valencià… Pasaba en Aragón. As luengas propias d’o pais yeran en totz ixes puestos reconoixidas y oficials, en totz os puestos fueras d’Aragón. Mesmo en Asturies, an que l’asturiano no ye oficial, ha contau con muito más refirme per parte d’os organismos publicos, y mesmo per partius politicos como IU que en Aragón no se distinguen por a esfensa d’as luengas, bella cosa que s’ha notau en totz os aspectos d’a vida d’ixe país.

Pero en Aragón, con gobiernos d’o PSOE (1983-87), PAR-PP (1987-91, 1991-93), PSOE con o refirme de IU (1993-95), PP-PAR (1995-99) y PSOE-PAR (1999-2011) denguno no fació quasi cosa.

Nian se desarrolló a Lei de Luengas quan una comisión de Politica Lingüistica d’as Cortes de Aragón fació un granizo estudio sobre a qüestión. Alavez, en 1997, sin garra voto en contra, as Cortes aragonesas aprebaban un texto que deixaba platero, en un d’os suyos primers puntos, que aragonés y catalán heban d’estar luengas oficials.

O primer gobierno d’o PSOE-PAR en 1999 ya se posaba como meta desarrollar una Lei de Luengas que a la fin s’aprebó en a tercera lechislatura y contó con o voto cómpliz de CHA, perque o PAR se’n salió, ya abduciu per as tesis d’a FACAO. Ista lei, que plegaba tarde y mal, no reconoixeba a oficialidat y se quedaba muit curta. Yera una lei temerosa y cobarde, que se querió vender como o “mal menor” y que amás, s’aprebó quan ya se sabeba que muit prebablement, no s’ise a desarrollar. En pagas, o gobierno d’alavez ya s’encargó de que no se desembolicase, mientres que os “artistas invitaus” de CHA s’imachinaban en secreto poder-la aplicar dende o gobierno, ta contentar a las suyas propias apuestas dentro d’o movimiento lingüistico.

Un movimiento lingüistico que, en o caso de catalán, heba sabiu unir-se y fer causa común, pero que teneba en as comarcas orientals un problema creixent: a presencia d’a FACAO, os blavers anticatalanistas aragoneses, siempre prestos ta barrachar qüestions politicas con qüestions lingüisticas, acobaltaus per sectors d’a ultradreita local, entre ells, chent d’o PP y d’o PAR.

Un movimiento lingüistico que, en o caso de l’aragonés, se debatiba en problemas internos derivaus per l’inmovilismo representau per o Consello d’a Fabla Aragonesa, muit superau per una reyalidat que heba contrimostrau que l’aragonés no podeba estar un concieto personal de denguno, A Sociedat de Lingüistica Aragonesa en primerías y Chuntos por l’Aragonés (o Segundo Congreso de l’Aragonés y a creyación de l’Academia de l’Aragonés) dimpués, veniban a certificar ista situación.

Asinas que hue, en 2012, o PP-PAR, en una decisión que ye a risión d’omundo scientifico, decide de sacar-le o nombre a las luengas propias d’Aragón. Agora muitos s’aclaman y esclamencian, sin parar cuenta (igual ye que no intresa) de que o mal ya ye feito, dende fa más de 30 anyadas.

Leixos de reclamar a derogación d’os cambeos propuestos per o gobierno de Rudi, que puestar que agora sía pensando, seguindo ista linia tan orichinal, en estar o primer gobierno occidental en reinstaurar o creacionismo en as aulas, creyemos que cal ir dillá. L’aragonés y o catalán han d’estar irrenunciablement, luengas oficials d’Aragón, como punto de partida ta la suya normalización social y reparación historica. Hue nian ixo puede guaranciar a pervivencia d’as dos, pero sin ixe alazet, sin ixe minimo, considerar a posibilidat mesma de que istas dos luengas puedan continar existindo ye una utopía. Más que más l’aragonés, que ye cada día más en as tres pedretas.

Amás, con ista mena de actos, o gobierno aragonés camina en a dirección contraria a la que, supuestament, se proposa en l’Aragón oriental. A vertebración d’o nuestro país s’ha de fer dende una anviesta multipolar, atendendo a las suyas riquezas y variedatz. Aragón no se puede construyir negando as suyas reyalidatz. Perque, una vegada más, l’Aragón catalanofono siente como a resta d’o país le da a espalda y le fa fuera, le niega a existencia. Asinas l’unico que consigue o gobierno ye que cada vegada i haiga más chent que no se considere aragonesa en os lugars an que encara se parla catalán. Per atro costau a situación d’o mundo rural en o Pirineo la tienen controlada, y fueras de bella honrosa excepción, o mundo cultural ye baixo minimos y a sobent seguindo a endreza d’una Ilesia muit politizada, con lo que o solo feito de pensar si lo que allí charran ye aragonés u mal charrar, si ixa luenga se puede escribir con unos regles u no, ye toda una utopía.

Pero claro, a la dreita espanyola afincada en Aragón rai como sía a vertebración d’iste país. Millor si lo pueden fer desparixer y convertir en una tranquileta provincia an que solo se canten jotas y se charre en perfecto espanyol.

[catalan]

La llei de llengües: el tret de gràcia per a les llengües d’Aragó

El govern aragonès del PP-PAR ha fet públic el que ja se sabia des de feia dies. Com no podia estar d’altra manera, el govern que tracta Aragó com si d’un petit apèndix de l’Espanya eterna es tractés, ha assumit els posicionaments de la ultradreta cavernícola lingüística i, en la mateixa mesura que els “blavers” valencians, han resolt negar la major. Ni l’aragonès ni el català existeixen com a tals. A Aragó tenim el rècord de llengües parlades per metre quadrat, ja no som trilingües, som multilingües, encara que no sabem amb seguretat quantes llengües es parlen. Els que ens trauran del dubte seran … Els ajuntaments. Som esperant també que en els pobles que es parla castellà, els seus ajuntaments decideixin quina llengua és. Perquè si som en la tasca de defensar les varietats i dialectes, és clar que el castellà d’Aragó és una.

El més graciós de tot, si és que això pot considerar-se, és que qui va fer la presentació per part del govern autonòmic va ser Dolors Serrat (catalana i catalanòfona de Ripoll) i Javier Callizo (nascut a Echo, un dels pocs pobles on encara es conserva aquesta petita llengua dita aragonès). Javier Callizo, sí, el mateix que allà per 2001 guardava als calaixos un avant-projecte de llei que reconeixia l’oficialitat de les tres llengües d’Aragó: aragonès, català i castellà. És clar, de quan governava amb el PSOE.

Però el problema no són els canvis que proposa aquest govern de dreta radical. El problema de les llengües d’Aragó ve de molt abans, això només és el tret de gràcia que els volen donar perquè desapareguin definitivament. Perquè no cal enganyar-se, per als governants d’Aragó, els que són i els que han estat, seria molt millor si aragonès i català no existissin.

Des de que en 1982 es va aprovar el primer Estatut d’Autonomia d’Aragó, no s’ha fet res per reconèixer el que és normal en qualsevol altre extrem de l’Estat espanyol i el que diu l’article número 2 dels Drets Humans, que cap ésser humà pot ser discriminat per raó de la seva llengua. Ni aragonès ni català són llengües oficials al nostre país, és a dir, el mínim que pot esperar una llengua per poder dissenyar el futur amb dignitat i intentar salvar-se.

Qui no passava a Galiza, Catalunya, Euskadi, Nafarroa, Ses Illes Balears, País Valencià … Passava a Aragó. Les llengües pròpies del país eren en tots aquests llocs reconegudes i oficials, en tots els llocs a excepció d’Aragó. Fins i tot a Astúries, on l’asturià no és oficial, ha comptat amb molt més suport per part dels organismes públics, i fins i tot per partits polítics com IU que a Aragó no es distingeixen per la defensa de les llengües, cosa que s’ha notat en tots els aspectes de la vida d’aquest país.

Però a Aragó, amb governs del PSOE (1983-87), PAR-PP (1987-91, 1991-93), PSOE amb el suport d’IU (1993-95), PP-PAR (1995-99) i PSOE- PAR (1999-2011) ningú va fer gairebé res.

Ni tan sols es va desenvolupar a Llei de Llengües quan una comissió de Política Lingüística de les Corts d’Aragó va fer un gran estudi sobre la qüestió. Llavors, el 1997, sense cap vot en contra, les Corts aragoneses van aprovar un text que deixava clar, en un dels seus primers punts, que aragonès i català havien de ser llengües oficials.

El primer govern del PSOE-PAR el 1999 ja es posava com a meta desenvolupar una Llei de Llengües que al final es va aprovar en la tercera legislatura i va comptar amb el vot còmplice de CHA, perquè el PAR es va sortir, ja abduït per les tesis de la FACAO. Aquesta llei, que arribava tard i malament, no reconeixia l’oficialitat i es quedava molt curta. Era una llei temorosa i covard, que es va voler vendre com el “mal menor” i que a més, es va aprovar quan ja se sabia que molt probablement, no se n’anés a desenvolupar. Per més “inri”, el govern de llavors ja es va encarregar que no es desenvolupés, mentre que els “artistes convidats” de CHA s’imaginaven en secret poder-la aplicar des del govern, per acontentar les seves pròpies apostes dins el moviment lingüístic.

Un moviment lingüístic que, en el cas de català, havia sabut unir-se i fer causa comuna, però que tenia a les comarques orientals un problema creixent: la presència de la FACAO, els “blavers” anticatalanistes aragonesos, sempre preparats per barrejar qüestions polítiques amb qüestions lingüístiques, acompanyats per sectors de la ultradreta local, entre ells, gent del PP i del PAR.

Un moviment lingüístic que, en el cas de l’aragonès, es debatia en problemes interns derivats per l’immobilisme representat pel Consello de la fabla aragonesa, molt superat per una realitat que havia demostrat que l’aragonès no podia estar una desig personal de ningú, A Societat de Lingüística Aragonesa en un primer moment i Chuntos per l’Aragonès (el Segon Congrés de l’Aragonés i la creació de l’Acadèmia de l’Aragonés) després, vindrien a certificar aquesta situació.

Així que avui, el 2012, el PP-PAR, en una decisió que és la risión del món científic, decideix llevar-li el nom a les llengües pròpies d’Aragó. Ara molts s’estranyen i sobresalten, sense adonar-se’n (igual és que no interessa) que el mal ja està fet, des de fa més de 30 anys.

Lluny de reclamar la derogació dels canvis proposats pel govern de Rudi, que pot ser que ara aquest pensant, seguint aquesta línia tan original, a ser el primer govern occidental a reinstaurar el creacionisme a les aules, creiem que cal anar més enllà . L’aragonès i el català han de ser irrenunciablement, llengües oficials d’Aragó, com a punt de partida per a la seva normalització social i reparació històrica. Avui ni tan sols això pot garantir la pervivència de les dues, però sense aquest fonament, sense aquest mínim, considerar la possibilitat mateixa de que aquestes dues llengües puguin continuar existint és una utopia. Sobretot l’aragonès, que està cada dia més en les últimes.

A més, amb aquest tipus d’actes, el govern aragonès va en la direcció contrària a la que, suposadament, es proposa en l’Aragó oriental. La vertebració del nostre país s’ha de fer des d’una visió multipolar, ateses les seves riqueses i varietats. Aragó no es pot construir negant les seves realitats. Perquè, un cop més, l ‘Aragó catalanòfona sent com la resta del país li dóna l’esquena i li tira fora, li nega l’existència. Així l’únic que aconsegueix el govern és que cada vegada hi hagi més gent que no es consideri aragonesa en els pobles on encara es parla català. D’altra banda la situació del món rural al Pirineu la tenen controlada, ia excepció d’alguna honrosa excepció, el món cultural està sota mínims i sovint seguint el camí d’una Església molt polititzada, amb el qual l’únic fet de pensar si el que allà parlen és aragonès o mal parlar, si aquesta llengua es pot escriure amb unes regles o no, és tota una utopia.Però clar, a la dreta espanyola establerta a Aragó li és igual com sigui la vertebració d’aquest país. Millor si ho poden fer desaparèixer i convertir en una tranquil · leta província on només es cantin jotes i es parli en perfecte espanyol.

[castellano]

La ley de lenguas: el tiro de gracia para las lenguas de Aragón

El gobierno aragonés del PP-PAR ha hecho público lo que ya se sabía desde hacía días. Como no podía estar de otra manera, el gobierno que trata Aragón como si de un pequeño apéndice de la España eterna se tratara, ha asumido los posicionamientos de la ultraderecha cavernícola lingüística y, en la misma medida que los “blavers” valencianos, han resuelto negar la mayor. Ni el aragonés ni el catalán existen como tales. En Aragón tenemos el record de lenguas habladas por metro cuadrado, ya no somos trilingües, somos multilingües, aunque no sabemos con seguridad cuantas lenguas se hablan. Los que nos sacarán de la duda serán… Los ayuntamientos. Esmos esperando también que en los pueblos que se habla castellano, sus ayuntamientos decidan qué lengua es. Porque si estamos en la labor de defender las variedades y dialectos, por supuesto que el castellano de Aragón es una.

Lo más gracioso de todo, si es que esto puede considerarse, es que quien hizo la presentación por parte del gobierno autonómico fue Dolores Serrat (catalana y catalanofona de Ripoll) y Javier Callizo (nacido en Echo, uno de los pocos pueblos donde todavía se conserva esta pequeña lengua llamada aragonés). Javier Callizo, sí, el mismo que allá por 2001 guardaba en los cajones un ante-proyecto de ley que reconocía la oficialidad de las tres lenguas de Aragón: aragonés, catalán y castellano. Claro, de cuando gobernaba con el PSOE.

Pero el problema no son los cambios que propone este gobierno de derecha radical. El problema de las lenguas de Aragón viene de mucho antes, esto sólo es el tiro de gracia que les quieren dar para que desaparezcan definitivamente. Porque no hace falta engañarse, para los gobernantes de Aragón, los que son y los que han sido, sería mucho mejor si aragonés y catalán no existieran.

Desde que en 1982 se aprobó el primer Estatuto de Autonomía de Aragón, no se ha hecho nada por reconocer lo que es normal en cualquier otro extremo del Estado español y lo que dice el artículo número 2 de los Derechos Humanos, que ningún ser humano puede ser discriminado por razón de su lengua. Ni aragonés ni catalán son lenguas oficiales en nuestro país, o sea, el mínimo que puede esperar una lengua para poder diseñar el futuro con dignidad y intentar salvarse.

Lo que no pasaba en Galiza, Catalunya, Euskadi, Nafarroa, Ses Illes Baleares, País Valencià… Pasaba en Aragón. Las lenguas propias del país eran en todos esos lugares reconocidas y oficiales, en todos los lugares a excepción de Aragón. Incluso en Asturies, donde el asturiano no es oficial, ha contado con mucho más apoyo por parte de los organismos públicos, e incluso por partidos políticos como IU que en Aragón no se distinguen por la defensa de las lenguas, algo que se ha notado en todos los aspectos de la vida de ese país.

Pero en Aragón, con gobiernos del PSOE (1983-87), PAR-PP (1987-91, 1991-93), PSOE con el apoyo de IU (1993-95), PP-PAR (1995-99) y PSOE-PAR (1999-2011) nadie hizo casi nada.

Ni si quiera se desarrolló la Ley de Lenguas cuando una comisión de Política Lingüística de las Cortes de Aragón hizo un gran estudio sobre la cuestión. Entonces, en 1997, sin ningún voto en contra, las Cortes aragonesas aprobaron un texto que dejaba claro, en uno de sus primeros puntos, que aragonés y catalán tenían que ser lenguas oficiales.

El primer gobierno del PSOE-PAR en 1999 ya se ponía como meta desarrollar una Ley de Lenguas que al final se aprobó en la tercera legislatura y contó con el voto cómplice de CHA, porque el PAR se salió, ya abducido por las tesis de la FACAO. Esta ley, que llegaba tarde y mal, no reconocía la oficialidad y se quedaba muy corta. Era una ley temerosa y cobarde, que se quiso vender como el “mal menor” y que además, se aprobó cuando ya se sabía que muy probablemente, no se fuera a desarrollar. Para más “inri”, el gobierno de entonces ya se encargó de que no se desarrollara, mientras que los “artistas invitados” de CHA se imaginaban en secreto poderla aplicar desde el gobierno, para contentar sus propias apuestas dentro del movimiento lingüístico.

Un movimiento lingüístico que, en el caso de catalán, había sabido unirse y hacer causa común, pero que tenía en las comarcas orientales un problema creciente: la presencia de la FACAO, los “blavers” anticatalanistas aragoneses, siempre preparados para mezclar cuestiones políticas con cuestiones lingüísticas, arropados por sectores de la ultraderecha local, entre ellos, gente del PP y del PAR.

Un movimiento lingüístico que, en el caso del aragonés, se debatía en problemas internos derivados por el inmovilismo representado por el Consello de la Fabla Aragonesa, muy superado por una realidad que había demostrado que el aragonés no podía ser un antojo personal de nadie, A Sociedad de Lingüística Aragonesa en un primer momento y Chuntos por l’Aragonés (el Segundo Congreso de l’Aragonés y la creación de la Academia de l’Aragonés) después, vendrían a certificar esta situación.

Así que hoy, en 2012, el PP-PAR, en una decisión que es el hazmerreir del mundo científico, decide quitarle el nombre a las lenguas propias de Aragón. Ahora muchos se extrañan y sobresaltan, sin darse cuenta (igual es que no interesa) de que el mal ya está hecho, desde hace más de 30 años.

Lejos de reclamar la derogación de los cambios propuestos por el gobierno de Rudi, que puede ser que ahora este pensando, siguiendo esta línea tan original, en ser el primer gobierno occidental en reinstaurar el creacionismo en las aulas, creemos que hace falta ir más allá. El aragonés y el catalán tienen que ser irrenunciablemente, lenguas oficiales de Aragón, como punto de partida para su normalización social y reparación histórica. Hoy ni siquiera eso puede garantizar la pervivencia de las dos, pero sin ese cimiento, sin ese mínimo, considerar la posibilidad misma de que estas dos lenguas puedan continuar existiendo es una utopía. Sobre todo el aragonés, que está cada día más en las últimas.

Además, con este tipo de actos, el gobierno aragonés anda en la dirección contraria a la que, supuestamente, se propone en el Aragón oriental. La vertebración de nuestro país se tiene que hacer desde una visión multipolar, atendiendo a sus riquezas y variedades. Aragón no se puede construir negando sus realidades. Porque, una vez más, el Aragón catalanófona siente como el resto del país le da la espalda y le echa fuera, le niega la existencia. Así lo único que consigue el gobierno es que cada vez haya más gente que no se considere aragonesa en los pueblos donde todavía se habla catalán. Por otro lado la situación del mundo rural en el Pirineo la tienen controlada, y a excepción de alguna honrosa excepción, el mundo cultural está bajo mínimos y a menudo siguiendo el camino de una Iglesia muy politizada, con el que el único hecho de pensar si lo que allí hablan es aragonés o mal hablar, si esa lengua se puede escribir con unas reglas o no, es toda una utopía.
Pero claro, a la derecha española afincada en Aragón le da igual como sea la vertebración de este país. Mejor si lo pueden hacer desaparecer y convertir en una tranquilita provincia donde sólo se canten jotas y se hable en perfecto español.

En defensa de las comarcas mineras, el tejido industrial y su futuro

Esta pasada semana vivíamos las primeras movilizaciones de la huelga general convocada para este mes en el sector minero. La minería ha parado masivamente secundando la convocatoria con una reivindicación clara: las minas no deben cerrarse, no se debe dejar morir la industria del carbón en Aragón. Desde que el 27 de septiembre de 2010 aprobaran en Bruselas el “Decreto del Carbón” por el que se permitía seguir quemando carbón autóctono hasta 2014, poco movimiento institucional se ha visto con respecto a esta cuestión. En aquella ocasión la situación era insostenible, la central térmica de Andorra acumulaba toneladas de un carbón que no se le permitía quemar, las minas bajoaragonesas tuvieron que parar y con ellas el transporte. Las cifras del paro se dispararon, los comercios se resintieron y toda la economía en la región notó los efectos. Entonces se consiguió una burbuja de oxigeno que por cuatro años permitiera seguir manteniendo la actividad económica en el sur del país.

Pero con la ola de recortes y austeridad propiciada por el gobierno neoliberal del Partido Popular el sostén económico que permitía mantener abiertas las minas ha quedado en suspenso y no parece probable que la decisión de aniquilar las ayudas del Plan Miner vaya a echarse para atrás. Envalentonado por su mayoría absoluta en el Estado español, al PP no le ha temblado la mano a la hora de condenar a la despoblación y la miseria a los territorios tradicionalmente mineros; Asturias, León o el Bajo Aragón se han movilizado a instancias de los sindicatos pactistas, CCOO y UGT, para defender la única forma de subsistencia económica que tienen estas regiones.

Con un seguimiento del 100% la clase trabajadora aragonesa en la minería ha demostrado que el Plan Miner no es un lujo ni una inversión a fondo perdido, es una necesidad vital para la existencia de los pueblos y comarcas bajoaragonesas. La vertebración territorial de nuestro país depende en buena medida de ese plan que tenía como objetivo no mantener indefinidamente la explotación minera sino reindustrializar toda la zona para no abandonar a su suerte a la economía local. En este sentido Puyalon de Cuchas se posiciona completamente a favor de las reivindicaciones de los mineros y de la población bajoaragonesa que ha demostrado su firme rechazo al fin de las ayudas. Con este plan de subvenciones a la minería no se va únicamente el apoyo económico a la minería sino también cualquier esperanza de construcción de un tejido industrial estable en la comarca. También cantidad de subvenciones en forma de becas o ayudas para el desarrollo rural que saliendo de los fondos Miner tenían como objetivo mantener vivos a los pueblos que tradicionalmente han vivido de la mina.

En Puyalon de Cuchas entendemos que tanto la explotación minera como la generación de energía a través de centrales térmicas supone un modelo que a medio plazo ha de abandonarse por ser ecológicamente insostenible. La construcción de un Aragón respetuoso con el medio ambiente requiere que este tipo de industrias desaparezcan, ahora bien, este hecho no puede servir como excusa al poder colonialista español para abandonar a su suerte a la clase trabajadora aragonesa. La transición hacia un modelo industrial sostenible no pasa por el cierre a corto plazo de las minas y de las centrales térmicas, un cierre que, por otra parte, se basa en intereses puramente económicos y no medioambientales. Es necesaria una inversión real y eficaz en las regiones mineras así como una gestión pública adecuada de los fondos que asegure la no dilapidación de los mismos por parte de la oligarquía y el mal hacer de los gobernantes locales. Entendemos que dentro del sistema capitalista la reindustrialización aparece como un proyecto en extremo complicado pero no por eso debemos dejar que las ayudas dejen de recibirse pues son la única garantía para la supervivencia de la región.

El mantenimiento del Plan Miner y de la industria bajoaragonesa es una condición necesaria para la vertebración del territorio nacional que en el sur por causas históricas se encuentra en medio de un inmenso erial económico. Perder el foco industrial bajoaragonés significa condenar a decenas de miles de trabajadores y trabajadoras aragonesas a la emigración; y al territorio al más absoluto despoblamiento haciendo de las regiones entre la capital y Teruel un desierto industrial económicamente insostenible para nuestro país. En este sentido Puyalon de Cuchas apuesta por el mantenimiento de este débil foco industrial como garantía para los planes de vertebración rural del territorio; el eje económico Andorra-Alcañiz-Caspe ha de mantenerse.

Entendemos que los episodios que hoy se viven con respecto a la minería responden a una fase avanzada de descolonización en la que el Estado Español ha dejado de necesitar los recursos de sus colonias interiores a causa del modelo globalizado en el que puede obtener estos mismos recurso en países lejanos a costa de una mayor explotación de su clase trabajadora local. Desde Puyalon de Cuchas queremos denunciar y reclamar cómo una vez tras otra al pueblo aragonés se nos expolia nuestros recursos sin soberanía posible para decidir cómo gestionarlos, una soberanía que hasta el propio Estado español parece haber perdido en beneficio de la Europa del Capital.

Está previsto un descenso del 64% en las ayudas del Plan Miner para el próximo año, esto supone la pérdida de casi la mayor parte de la inversión externa en las comarcas mineras. De llevarse a cabo los efectos tardarán poco en notarse, desaparecerán las becas de estudios, se cerrarán escuelas rurales, pequeñas empresas y negocios echarán el cierre, el paro subirá y comenzará el proceso migratorio. Y esto contando que con suerte las ayudas restantes sirvan para que las minas continúen abiertas algo que con toda seguridad no ocurrirá. Si las minas cierran se abre la puerta para la despoblación y el retroceso económico del Bajo Aragón, máxime cuando el futuro de la central térmica pende también de un hilo.

En este sentido desde Puyalon de Cuchas, la organización política de la izquierda independentista, mostramos todo nuestro apoyo a las reivindicaciones mineras y llamamos a la ciudadanía aragonesa a secundar todas sus movilizaciones.

Puyalon de Cuchas participará en la marcha minera que el día 30 hará el recorrido entre el Pabellón Príncipe Felipe y el edificio Pignatelli en Zaragoza.

Del mismo modo llamamos a participar en la convocatoria que se ha programado para el día 31 en Madrid. Creemos que la clase trabajadora aragonesa en la minería ha sabido organizarse y luchar por su futuro independientemente de encontrarse bajos las siglas del sindicalismo del poder. Por ello llamamos a todo el pueblo aragonés a solidarizarse con las luchas del sector minero y a no dejar morir la llama de lucha de la clase trabajadora contra las ofensivas que nos viene imponiendo el poder capitalista.

Desde Puyalón de Cuchas exigimos a la presidenta Rudi y a su gobierno PP-PAR que paralice lo recortes del Plan Miner, puesto que las consecuencias de sus políticas neoliberales conducirán a las comarcas rurales aragonesas a la extinción demográfica.

Treballador, treballadora iste NO ye un 1er de mayo de más

Puyalón de Cuchas, organización política de la izquierda independentista aragonesa, entiende que este primero de mayo de 2012 no es un 1º de Mayo más: con una Reforma Laboral que abarata el despido, que da total poder al empresario sobre todos los aspectos de las relaciones laborales, que concede privilegios excepcionales a las empresas para que coticen menos a la seguridad social, que aumenta la precariedad del trabajo juvenil y anula de facto todos los convenios colectivos… Con esta Reforma sobre la mesa este no puede ser un primero de mayo más.

Tenemos una tasa de paro que supera actualmente en nuestro país el 18%. La respuesta del gobierno, supuestamente para generar empleo, está siendo aplicar uno de los mayores recortes en sanidad, educación y en derechos laborales de los últimos 30 años. Este no es un 1º de Mayo más para nuestro pueblo.

Ante la incapacidad y falta de voluntad del gobierno de Madrid para afrontar la problemática de los trabajadores y trabajadoras aragonesas, no nos queda otra opción que exigir una vez más la creación de un Marco Aragonés de Relaciones Laborales. Un marco propio de relaciones laborales daría respuesta adecuada a la realidad social y laboral de las trabajadoras de nuestro país, y que sería un paso para la definitiva ruptura con un estado que ni nos comprende ni nos respeta como pueblo.

Hasta el momento ninguna de las reformas planteadas desde España ni desde Europa se han adaptado a la realidad de nuestro pueblo, si bien es verdad que no se han adaptado a la realidad de la clase trabajadora de ningún país. Solo se han acomodado a la realidad y necesidad de los mercados, auténticos culpables de la crisis que vivimos, y evidentemente únicos interesados en poner estas soluciones para la salida a la misma, cualquier otra salida que los deje al margen de la toma de decisiones está fuera de su agenda y por lo tanto los estados títeres de estos “gobernantes en la sombra” no las van a poner en marcha.

Aragón necesita otra salida a la crisis que la que plantea el gobierno de Madrid, no nos puede valer una salida diseñada por los mismos mercados que han provocado la situación actual. Somos un pueblo de trabajadores y trabajadoras, somos un país con posibilidades y con futuro, pero ni en España ni el sistema capitalista vamos a encontrar soluciones a esta crisis brutal. Hay que romper amarras y crear nuestro propio futuro, trabajar por un Aragón de hombres y mujeres libres y en solidaridad con otros pueblos de trabajadoras que quieran romper con el sistema que nos redirige hacia la esclavitud y la barbarie.

Acude a las manifestaciones convocadas por los sindicatos nacionales y de clase, combate día a día contra la barbarie y ayuda a construir el Aragón de futuro que tu pueblo necesita.

Por un esdebenidero ta ista pueblo, entalto a luita d’a clase treballadera.

Entalto Aragón Libre y Socialista

Festibal de Resistenzia Artieda 09

Festibal de Resistenzia Artieda 09

 

Artieda 09, no manca guaire!

 

 

COMUNICADO DEL BIC ANTE LAS DENUNCIAS PRESENTADAS POR LA SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO

“PAREMOS LA REPRESIÓN CONTRA LOS COMPAÑEROS INDEPENDENTISTAS; ESPAÑOLA AU D’ASTÍ”

pegalloA lo largo de la última semana, han ido llegando a distintas compañeras las denuncias presentadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en las que se les acusa de haber promovido “desórdenes graves” en el transcurso del “acto militar”, que tuvo lugar con motivo de la izada de la bandera extranjera española en la plaza de Aragón el pasado 5 de octubre.

Desde el Bloque Independentista de Cuchas, en cuyas organizaciones militan alguno de los denunciados, deseamos poner de manifiesto una serie de consideraciones al respecto. En primer lugar, no fue como se dice, un acto militar. Fue un acto programado dentro de las Fiestas del Pilar de Zaragoza, civiles hasta donde sabemos, en el que el Ayuntamiento entregó un espacio al ejército para que representara la militarización de la sociedad a la que aspiran las élites políticas aragonesas y del estado. No es distinto, en ese sentido, a los programas de reclutamiento que asaltan las calles y las pantallas o a la convalidación de estudios universitarios a los militares.

Por otra parte, constituye una evidente manipulación tildar de “desorden grave” al legítimo derecho a la libertad de expresión del que espontáneamente hicieron uso los denunciados y otras decenas de personas, cuando, además, en ningún momento se impidió el acceso a la zona, ni se interrumpió el acto. Bien al contrario, quienes protestaron no hicieron más que poner de manifiesto su rechazo a la izada de la bandera española y los valores militaristas que ésta representa. Esto, que en cualquier sociedad de nuestro entorno sería visto como una simple muestra de libertad de expresión, se ve y se trata por el Gobierno español y sus delegaciones como un hecho en si mismo condenable.

Es además contradictorio que, según figura en la denuncia recibida por las compañeras, sea el Delegado del Gobierno español, Javier Fernández en Aragón quien haya de resolver estas denuncias, siendo el mismo parte de ese ejército español, colono y extranjero. Conceptos como separación de poderes resultan pues extraños a la práctica represiva que ejerce el Delegado. No es nada extraño, en cualquier caso, puesto que estas últimas sanciones se inscriben en las ringleras que el sr. Fernández ha venido escribiendo desde su acceso al cargo, y ya son decenas las multas que desde la sede del virreinato en la Plaza del Pilar se han expedido a los movimientos sociales de Zaragoza de todo tipo. Todo ello envuelto en una sospechosa complacencia con actos fascistas, como los que se vienen sucediendo en nuestra ciudad y su entorno con motivo del 20-N.

Por todo lo anterior, desde el Bloque Independentista de Cuchas queremos hacer público nuestro rechazo a la criminalización y acoso de los movimientos sociales zaragozanos y aragoneses, nuestra oposición a las denuncias presentadas por la Subdelegación del Gobierno en Zaragoza contra las compañeras independentistas y nuestra defensa a ultranza de la libertad de expresión; y, sobre todo, deseamos hacer una llamada a la solidaridad con las compañeras represaliadas.

Podez seguir a campanya aquí.